XXX » Culioneros > Con esta ramera engaño a mi esposa cada tanto, ella se pone lencería y después le doy bien duro con todo puesto

Son muchas las veces en las que mi esposa me ha dejado con las ganas porque siempre me dice que está cansada, que no tiene ganas, que hay que hacer muchas cosas, etc. Pero lo cierto es que la puta no me quiere coger porque es una amargada, por eso es que me busque una ramera que pueda darme todos los gustos y me haga acabar como un hombre merece. Mi amante me permite romperle hasta el culo sin problemas incluso me deja llenarle la zorrita de leche. Ella sí que sabe cómo satisfacerme, no como la simple y vaga de mi mujer que ni siquiera me calienta ya.

Descripción

Son muchas las veces en las que mi esposa me ha dejado con las ganas porque siempre me dice que está cansada, que no tiene ganas, que hay que hacer muchas cosas, etc. Pero lo cierto es que la puta no me quiere coger porque es una amargada, por eso es que me busque una ramera que pueda darme todos los gustos y me haga acabar como un hombre merece. Mi amante me permite romperle hasta el culo sin problemas incluso me deja llenarle la zorrita de leche. Ella sí que sabe cómo satisfacerme, no como la simple y vaga de mi mujer que ni siquiera me calienta ya.