Cogiendo por el culo con una putita infiel. Ni siquiera le dejo a su esposo que le hiciera sexo anal. Pobre desgraciado

Desde hace un tiempo que me vengo cogiendo a esta putita, ahora que está casada seguimos cogiendo igual ya que los dos nos calentamos demasiado y a ella le fascina mi verga enorme. La última noche que estuvimos juntos me pidió que me la cogiera por el culo. Era virgen y ni siquiera a su marido le permitió desvirgarla analmente. Pero como le fascina mi verga y no puede dejarla me pidió por favor que la desvirgara. Escucha los gritos de dolor y de placer que pega cada vez que se la mando toda, le dolía pero no quería que parara por nada en el mundo.