Una mujer casada se cansó de espera a que su marido le dé duro, se buscó un amante y la trata mejor

Esta mujer lleva ya muchos años de casada lo que no puede creer es como su marido no hace nada para mantener la llama encendida. Poco a poco comenzó a acercarse a una de sus mejores amigas y una noche con bastante alcohol encima las dos comenzaron a tener relaciones. Se chupaban la zorra mutuamente hasta que no aguantaron más y comenzaron a meterse los dedos para intentar gozar un poco más. Los gritos de placer de ambas no tiene precio, de ahora en más ya ni le interesa su marido. Simplemente quiere tener relaciones con su mejor amiga.